CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NUEVA EDICION MANUAL DE RECARGA

Solicítelo por via mail

Hacer pedido

MANUAL DE RECARGA

Hacer pedido

UNA GRAN CACERÍA

Como esos sueños de pibe, prácticamente inaccesibles, para mi el mejor fusil de sniper que podía existir era el Sako TRG. No sabía a ciencia cierta si era el mejor, pero no tenía dudas de que en las fotos que veía era el más bonito de todos. Como no había tenido la más mínima posibilidad de comprar uno, además de no tener idea si existían en stock en la Argentina, cuando me llegó la oferta de Beto Pérez, titular de una conocida armería en San Juan, no pude resistirme ... y sacapum .... nuevamente endeudado hasta la coronilla. Cuando lo saqué de la finísima caja (... de cartón) en la que viene exquisitamente presentado (...envuelto en una bolsita de nylon de supermercado) no podía creer lo que veía. Era una mezcla rara de fusil táctico militar con un rifle custom de polígono y una Ferrari F 50. A primera vista no se le podía hacer la más mínima crítica. El bichito en cuestión, muy baratito por cierto, era un modelo TRG 42 en calibre .300 W.M. al que le metí inmediatamente una mira Zeiss 3-12 x 56 con retículo luminoso. El TRG es un fusil que pesa aproximadamente 5,3 kilos y tiene un cañón fosfatado de 27 1/8 pulgadas. El cargador tiene una capacidad de siete tiros y el seguro está ubicado, en el interior del arco del guardamonte, delante del gatillo. Moviéndolo hacia adelante se conecta en forma muy silenciosa y al trasladarlo hacia atrás queda listo para disparar. La culata es de color verde, ambidiestra y totalmente regulable, tanto el culatín como la carillera. Con el conjunto de disparo se hace lo que se quiere, ya que con unas simples llaves hexagonales (provista de fábrica) se regula posición, recorrido y presión desde afuera, sin necesidad de desarmar nada. El gatillo solo, puede regularse para cualquier lado, arriba, abajo,

google analitycs