CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

CURIOSIDADES DE LA “NAVAJA SUIZA”

Seguramente todos los lectores han escuchado hablar o han leído sobre la famosa navaja suiza. Y muchos, también tendrán una. En esta nota le contaremos algunos detalles pocos conocidos de este cuchillo plegable de bolsillo. Originalmente las primeras navajas fueron hechas a mano. Los orígenes, fueron casi rudimentarios. Durante la segunda mitad del siglo XIX Suiza atravesaba serias dificultades económicas y no pudo crecer a la par de otras economías europeas a la luz de la revolución industrial. Un tal Karl Elsener estaba embarcado en la creación de empleo en su cantón (provincia) de Schwyz, pero para ello necesitaba un importante capital para industrializar la zona. En 1884 fundó Swiss Cutkers Unión y comenzó a fabricar cuchillos artesanales en la pequeña ciudad de Ibach. La empresa se había creado en base a la unión de 25 pequeños artesanos cuchilleros que se dedicarían a producir cuchillos de calidad destinados al uso en granjas, hospitales y cocinas. Para 1890 la compañía de Elsener se dedicaba principalmente a producir equipos quirúrgicos, y, aunque parezca extraño, un año después era la proveedora oficial de los cuchillos para el ejército suizo, ya que era la única fábrica en Suiza capaz de fabricar cuchillos en tal cantidad y calidad que rápidamente ganaron popularidad y prestigio. A finales de la década de 1880, el ejército suizo buscaba un cuchillo simple, plegable para entregarles a sus soldados como una herramienta de práctica para que pudiera abrir, por ejemplo, latas de alimentos y además como auxiliar para mantener y arreglar posibles problemas que le surgieran en los fusiles reglamentarios suizos M1889. En ese momento ninguna compañía suiza estaba en condiciones de cumplir dichos requerimientos, por lo que la compañía alemana Wester & Co. fue la que fabricó y entregó los primeros 15.000 cuchillos que estipulaba el contrato. Esos cuchillos se denominaron Model 1890. Un año después, Karl Elsener, con cierto criterio nacionalista creía que las navajas del ejército suizo debían fabricarse en Suiza, finalmente se hizo cargo de un nuevo contrato y después de un arreglo no especificado con la Wester de la fabricación de los cuchillos Model 1890. Pero curiosamente, las navajas suizas no fueron las primeras en tener una o más funciones. Hay referencias de un cuchillo plegable de este tipo en la novela de Melville, Moby Dick, aparecida en 1851 donde en el capítulo 107 señala: “Objetos de Sheffiled como un cuchillo de bolsillo común, pero que contiene no solo hojas de varios tamaños, sino también destronilladores, sacacorchos, pinzas, punzones, bolígrafos, reglas, limas de uña, etc”. Desconocemos si esto se ajusta a la realidad o es producto de la creatividad de Melville. A propósito de Melville recomendamos ver la película de Ron Howard, En el corazón del mar, que cuenta la historia del Essex y de la gestación de la épica novela del norteamericano. Volvamos a Suiza. Elsener revolucionó el diseño de la navaja multifunción al colocarle hojas y herramientas a ambos lados de la navaja, utilizando el mismo sistema de traba para mantenerlos a ambos lados plegados. Con esto logró colocar el doble de accesorios, cosa que hasta entonces no había sucedido. El origen de la colocación de un destornillador tiene una historia curiosa. El primer modelo de la navaja suiza, el Model 1890, tenía una hoja con punta, un escariador (para agrandar agujeros), un abrelatas y una hoja corta con terminación plana que se podía usar de destornillador. Desde entonces, la mayoría de las navajas suizas han tenido estas características. El destornillador fue utilizado por los soldados suizos para mantener en condiciones sus nuevas armas.

google analitycs