CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

EL MUNDO DE LAS ARMAS EN MINIATURA

Hace unos días recibí un mail de mi amigo Adrián Traverso que decía los siguiente: Mi estimado amigo Alberto: “Te estoy mandando un video que recibí por WhatsApp de un amigo fierrero. Me impresionó la cantidad y variedad de las mini armas, no estaba al tanto de hubieran tantas. Durante años he sido un asiduo concurrente a la armería de Severino Stocovaz, nos hicimos muy amigos. Allí tomé contacto por primera vez con estas mini armas, según me explico Severino, eran consideradas armas de fuego por disparar usando fulminantes, así figuran en el Gun Digest. Así que me compré dos, un revólver y una pistola monotiro. Usan municiones de fogueo Lefaucheaux de 2 mm. Si bien he visto una de ellas con plomo, me pareció que mi amigo le había puesto un perdigón para así convertirla en una munición completa. El revólver vino en una caja de plástico redonda y trae una cadenita con un llavero, queda como si fuera un dije. La pistolita vino hasta con su correspondiente baqueta. Como me he mudado de Caballito a Ing Maschwitz, tendré que buscarlas para poder mandarte las fotos, es sabido que en toda mudanza las cosas cambian de lugar. Espero poder mandártelas pronto”. Al poco tiempo recibí otro: “Por fin encontré las mías. Te mando fotos, son malas, pero es lo que hay. He usado una birome BIC para comparar tamaño. Como verás solo tengo 3 municiones de fogueo, la única sin disparar es la del medio”. Además de alegrame por tener noticias de Adrián, quedé atrapado por las fotos, de manera que me puse a investigar este particular mundo de las armas en minitaura y que´de realmente sorprendido, de manera que he preparado esta breve nota la que supongo también atrapará y sorpenderá al lector, por este motivo es que decidimos publicar una gran cantidad de fotos. Ya sabemos el atractivo que jercen las armas en la mayoría de nosotros, pero estas mini armas nos trasladan en el tiempo en el que jugar ocupaba gran parte de nuestras vidas, y digo esto porque esta armas nos remiten más a juguetes de la infancia que a armas reales. Existen en el mundo varios fabricantes de estas armas, los que sin duda poseen habilidades muy especiales para poder fabricarlas con la maestría con las que las hacen. Para la mayoría de ellos son pasatiempos y prácticamente muy pocos de ellos logran un rédito económico. Es un trabajo complejo y generalmente cada pieza es única. ALGO DE HISTORIA Desde la época medieval, los artesanos oficiales han hecho armas en miniatura como demostraciones de dominio en sus oficios. La mayoría, entonces como ahora, estas “obras de arte” fueron creadas como objetos para el disfrute personal y para los clientes ricos. De alguna manera me recuerdan a los que construyen barcos adentro de las botellas. En 1973, lse fundó a Sociedad de Armas en Miniatura (MAS) para reunir a los fabricantes, coleccionistas y entusiastas en el nicho más pequeño del coleccionismo de armas. Su sede se encuentra en los EE.UU. y reune a unos 300 miembros en todo el mundo. Comparten una pasión común por el arte y la artesanía fina. Cada año, desde su fundación, los miembros del club exhiben sus trabajos en las reuniones anuales de la NRA. El hobby de las armas en miniatura es muy amplio, abarca a las armas de la industria de las armas reales, e incluye desde arcos y flechas, cuchillos hasta ametralladoras, aunque las armas de fuego constituye la rama más amplia de esta afición. Algunos fabricantes de estas armas, también producen municiones a escala para ser disparadas desde estas pequeñas armas. Las miniaturas no se consideran armas de fuego a menos que puedan disparar un calibre como el .22 Corto, pero son las menos las que lo pueden hacer ya que excedería la clasificación de armas en miniatura. Algunos fabricantes trabajan tradicionalmente, se podría decir incluso de manera primitiva, midiendo y escalando con instrumentos mecánicos y utilizando pequeñas herramientas hechas a mano. Otros utilizan sofisticadas máquinas computarizadas con control numérico (CNC) para cortar cada pieza e impresoras 3D para hacer moldes para moldear piezas. Entre estos mojones hay un montón de pequeños tornos manuales y fresadoras de mesa metidos en garajes y sótanos donde talentosos amateurs y profesionales ponen a prueba sus habilidades para hacer estas pequeñas armas. Las escalas varían ampliamente. Las más populares entre los coleccionistas son las armas de las escalas de un tercio y un cuarto, que pueden conservar una funcionalidad completa y, a veces, incluso disparar municiones. Las miniaturas que disparan municiones convencionales, generalmente de media escala, están reguladas por las leyes federales y estatales (en los EE.UU.). CUANTO MAS CHICO MAS DIFICIL A medida que la escala se reduce por debajo de un cuarto, se vuelve cada vez más difícil diseñar piezas móviles y, a menudo, se pierde alguna función. Ciertamente, la funcionalidad completa es posible en escalas más pequeñas, pero ese tipo de trabajo de precisión diminuta puede volverse tan delicado como el mecanismo de un reloj y muy costoso. El miembro de MAS, director y coleccionista avanzado, Ted Campbell explicó: “Cuanto más pequeña es la escala, mayor es la habilidad requerida para construirla”. Es por eso que uno de los favoritos en su colección, que tiene alrededor de 60 piezas, es una increíble Brace de una octava parte de los revólveres Colt Navy de 1851 en un estuche ajustado con herramientas hechas por el difunto George Jones, un reconocido fabricante de armas de fuego en miniatura. Cada pistola completamente operable mide solo un poco más de 3,5 cm.

google analitycs