CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Env韊nos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

N贛EROS ANTERIORES

Solic韙enos los n鷐eros atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

CD

A駉s 1 y 2

Hacer pedido

HISTORIA Y EVOLUCI贸N DE LA AMETRALLADORA

Una de las consecuencias colaterales positivas del estudio de las armas, es que obliga tambi茅n al estudio de la historia, tanto militar como social en general. Estudiar un arma no s贸lo es conocerla t茅cnicamente y saber su operaci贸n. Tambi茅n, por ejemplo, cu谩l fue el requerimiento militar que origin贸 su dise帽o como era la situaci贸n tecnol贸gica que permiti贸 su fabricaci贸n y qu茅 impacto produjo en los ambientes militar y social. La ametralladora es un caso t铆pico de lo expresado anteriormente; observando una vieja Maxim del Museo de Armas, se me ocurri贸 imaginarme qu茅 pensar铆a el soldado que la utiliz贸 por primera vez en combate y cu谩l fue la reacci贸n de la sociedad ante esa nueva 鈥渁rma de destrucci贸n masiva鈥 que incrementar铆a dr谩sticamente el n煤mero de muertos en el campo de batalla. Es posible que la TV nos haya anestesiado y eliminado la capacidad de asombro, acostumbr谩ndonos a las Gatling Minigun disparando desde helic贸pteros, o a Rambo saliendo del agua con su M-60 (ni qu茅 hablar de Martin Sheen con su lancha que se hunde por el peso de la monta帽a de vainas vac铆as en 鈥淟oca Academia de Pilotos鈥). Pero 驴c贸mo fue el comienzo de esta arma que cambi贸 el curso de una guerra moderna? No creo que los lectores de MAGNUM necesiten una definici贸n de ametralladora, ni tampoco una explicaci贸n de sus varios sistemas de operaci贸n, por lo que me atendr茅 al costado hist贸rico y social, citando solamente algunos ejemplos que considero relevantes en la historia del desarrollo. Desde la aparici贸n de las armas de fuego una de las metas de los militares fue lograr el mayor volumen de fuego posible, es decir que disparara en r谩pida sucesi贸n. Era una meta inalcanzable para la tecnolog铆a de aquellas primeras 茅pocas. Como soluci贸n alternativa se intent贸 disponer de muchos ca帽ones sobre un montaje, los que eran disparados sucesiva o simult谩neamente. Tal idea se materializ贸 en los llamados ribadoquines (ribauldequins) o 鈥渁rmas 贸rgano鈥. La primera menci贸n de tal artefacto parece ser de 1339. Pero la posible ventaja de una salva inicial se ve铆a anulada por el lento proceso de recarga frente al enemigo, la poca confiabilidad del encendido y las dificultades en movilidad. En el siglo XVI se present贸 una adici贸n: que cada ca帽贸n tuviera una carga m煤ltiple, de manera que se aumentaba el volumen de fuego (la candela romana). En 1663 se produce un chispazo intelectual (no de encendido): un tal Palmer propone en Gran Breta帽a utilizar la fuerza del retroceso y de los gases para operar el ciclo (驴?) del arma. Si hubiera estado inventado el t茅rmino, se podr铆a hablar de futurolog铆a. Parec铆a impensable alg煤n avance en la 茅poca de la chispa, pero en 1718 James Puckle, tambi茅n de Gran Breta帽a, patent贸 un ca帽贸n-rev贸lver con encendido a chispa al que llam贸 鈥淒efence鈥. Se alimentaba con 鈥渢ambores鈥 precargados que giraban y cuyos alv茅olos eran disparados en r谩pida suce- si贸n por medio de una manivela. Subsiste un ejemplar de los tres presuntamente fabricados. Un detalle: seg煤n su inventor se pod铆an alimentar tambores con balas redondas para disparar contra cristianos o cuadradas contra los turcos. Luego, durante m谩s de dos siglos el tema fue simplemente una aventura de la mente. Pero debido a los avances tecnol贸gicos, las cosas cambiaron dr谩sticamente a mediados del siglo XIX. Todas las armas evolucionaron. Aparecieron el estriado, la retrocarga y el cartucho met谩lico, las armas eran ahora confiables en su funcionamiento, y efectivas. Dos curiosidades. Existen referencias de que en 1834 el inventor dan茅s N. J. L酶bnitz patent贸 una ametralladora accionada por aire comprimido; sorpresivamente funcion贸, pero con bajas velocidades inicial y de fuego, y con un alcance muy limitado. Otra, en 1854 Henry Bessemer patent贸 en Gran Breta帽a un arma de carga autom谩tica operada a vapor. La guerra civil de EE. UU. fue un incentivo para el desarrollo de la ametralladora, y Wilson Agar patent贸 en 1861 una monotubo, de percusi贸n, operada manualmente a palanca, con un concepto de carga similar al utilizado posteriormente por Gatling. Se la denomin贸 Agar Coffee Mill porque la munici贸n era cargada en una tolva de forma parecida a las m谩quinas de moler caf茅 de entonces. Dicha munici贸n consist铆a en tubos met谩licos, cada uno con p贸lvora, con la bala (Mini茅 calibre .58) y su propia chimenea. Aunque funcion贸 aceptablemente, no consigui贸 vender m谩s de 50 unidades. Pocos confiaban que el ca帽贸n resistir铆a la temperatura de los disparos continuados. De cualquier manera, a la Agar Gun o Union Repeating Gun le corresponde el privilegio de haber realizado la primera venta comercial de ametralladoras.

google analitycs