CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

EnvŪenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NŕMEROS ANTERIORES

SolicŪtenos los nķmeros atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

CD

AŮos 1 y 2

Hacer pedido

ARMAS DEL IMPERIO DEL SOL NACIENTE

Los navegantes occidentales llegaron a Jap√≥n por primera vez durante el per√≠odo Muromachi (1338-1578), cuando el pa√≠s se encontraba en plena efervescencia, el poder pol√≠tico estaba representado por el Bakufu (gobierno militar) Muromachi y m√°s de 250 daimyos (se√Īores feudales) disputaban entre s√≠ el poder regional en turbulentas guerras civiles. Cada daimyo pose√≠a su propio ej√©rcito y los combates se desarrollaban entre iguales, la t√°ctica consist√≠a en hostigar al enemigo, recurriendo al enga√Īo y la confusi√≥n para desconcertarlo. Las armas tradicionalmente empleadas en los combates eran: arco y flecha, armas de asta como naginata y yari, sables largos: tachi y cortos: koshigatana y uchigatana. M√°s tarde se introdujo el uso del daisho formado por la katana y el wakizashi que en la √©poca Edo (1603-1867) se convirtieron en los s√≠mbolos del samurai. Alrededor de 1543, el capit√°n portugu√©s Fernando M√©ndez Pinto lleg√≥ a la isla de Tanegashima trayendo consigo arcabuces de mecha que impresionaron fuertemente a la clase dirigente de esa regi√≥n. La leyenda dice que cambi√≥ las armas y la tecnolog√≠a de la rosca (que casi no fue empleada por los armeros japoneses), por la hija del gobernador Tokitaka. Posteriormente los siguieron misioneros jesuitas encabezados por San Francisco Javier (1549) y un grupo de espa√Īoles. Todos los aspectos de la vida japonesa fueron inmensamente influenciadas por el contacto occidental; este primer encuentro con Occidente fue de corta duraci√≥n porque los puertos nipones fueron prontamente prohibidos a los extranjeros y el archipi√©lago permaneci√≥ cerrado hasta que en 1852 el presidente Fillmore de los Estados Unidos, confi√≥ al Comodoro Mattew C. Perry el mando de una expedici√≥n con la finalidad de establecer relaciones pol√≠ticas y comerciales con Jap√≥n. De este aislamiento result√≥ un desarrollo de armas de fuego muy diferente al ocurrido en Europa. Los japoneses se consagraron a adaptar y mejorar las armas conocidas, reduci√©ndolas a una elegante simplicidad de l√≠nea y funci√≥n. Esta nueva arma igualaba a un campesino con un samurai (arist√≥crata guerrero), quien hab√≠a debido recorrer un largo camino en el aprendizaje del uso del arco y del sable. Las armas fabricadas en Jap√≥n fueron arcabuces de mecha de √°nima lisa, que variaban desde mosquetes largos para la infanter√≠a hasta carabinas cortas y pistolas para la caballer√≠a, armas muy raras estas √ļltimas en Europa. Las mayor√≠a de las armas europeas eran menos complejas y m√°s austeras, siendo la principal y m√°s evidente diferencia la inversi√≥n del sentido de giro de la serpentina. La metalurgia japonesa se encontraba entre las mejores del mundo, sus sables eran de muy buen temple por lo que no tuvieron problema en aplicar esa tecnolog√≠a a la fabricaci√≥n de ca√Īones de mosquetes de gran calidad. El acero es hierro con cantidades variables de carbono incluidas en su masa cristalina, el mayor o menor porcentaje de carbono lo hace m√°s o menos duro y por ende menos o m√°s fr√°gil. La fuente de mineral de hierro usada en Jap√≥n era una arena de color oscuro llamada satetsu, que se encontraba en algunos r√≠os llevada por la erosi√≥n. Esta arena se refinaba en un horno llamado tatara donde se introduc√≠a junto con el carb√≥n necesario para producir la combusti√≥n, reducir el mineral y aportar el carbono para obtener el acero que, preparado en esta forma tradicional, recibe el nombre de tamahagane, usualmente su contenido de carbono var√≠a entre 0.6 y 1.5% El refinamiento de los aceros obtenidos se llevaba a cabo por forjado y doblado del lingote. El artesano preparaba un bloque de pedazos de acero de aproximadamente 12 x 8 x 5 cm, lo impregnaba con un fundente de arcilla y lo envolv√≠a en papel de arroz, calentaba al rojo y forjaba formando un bloque √ļnico que estiraba, cubr√≠a nuevamente con arcilla y paja de arroz, calentaba al rojo, doblaba y estiraba nuevamente. El acero blando, de poco carbono, recibe el nombre de shingane y el acero duro, con m√°s carbono se llama kawagane. Una vez que el armero ten√≠a los diferentes tipos de acero deseados, los un√≠a por forjado en caliente en una operaci√≥n que deb√≠a ser muy cuidadosa pues la existencia de espacios no soldados o de burbujas inutilizaba el lingote. La forma m√°s simple de fabricar los ca√Īones se realizaba a partir de un lingote que se estiraba para obtener una planchuela en forma de U, la que se forjaba alrededor de una varilla s√≥lida que funcionaba como mandril, se rectificaba el √°nima, luego se colocaba un tap√≥n en la rec√°mara y finalmente se soldaba la cazoleta del lado derecho del ca√Ī√≥n. Ten√≠a una peque√Īa guarda de bronce en el lugar donde esta cazoleta se un√≠a al ca√Ī√≥n, desempe√Īando la funci√≥n dual de reducir la corrosi√≥n provocada por la p√≥lvora y evitar que el agua que corr√≠a por el ca√Ī√≥n entrara por debajo de la tapa de la cazoleta. Estos ca√Īones ten√≠an en su mayor√≠a paredes de gran espesor. La parte superior del ca√Ī√≥n estaba a menudo decorada con incrustaciones de plata representando escenas simples pero de buen gusto. En general los ca√Īones med√≠an aproximadamente 90 cm de largo, con calibres que iban desde 4 hasta 20 mm; algunas armas conocidas como Kakae Zutsu (ca√Ī√≥n de mano) se hicieron con tubos de 60 cm. de largo y un di√°metro que iba de 50 a 90 mm, que pesaban desde 7 hasta 20 kg, se mon- taban sobre una cure√Īa y se empleaban en el sitio. A pesar que eran llamados ca√Īones de parapeto no se usaban para este fin. Otro grupo de armas conocidas como Hiya Zutsu no se usaban en la guerra sino para lanzar flechas incendiarias y fuegos artificiales. Las llaves eran de dos tipos b√°sicos.

google analitycs