CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Env韊nos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

N贛EROS ANTERIORES

Solic韙enos los n鷐eros atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

CD

A駉s 1 y 2

Hacer pedido

HISTORIA Y EVOLUCI贸N DE LAS MUNICIONES

Sabemos que MAGNUM es utilizada frecuentemente como material de consulta por parte de estudiantes, como as铆 tambi茅n por historiadores y aficionados. En virtud, principalmete, de los primeros de los nombrados es que hemos realizado una apretada s铆ntesis de la historia y evoluci贸n de las municiones. Tal vez para muchos sea un tema conocido, pero siempre existen nuevos interesados y/o conocedores que desean incorporar alg煤n dato m谩s. INTRODUCCION La munici贸n es el conjunto de suministros que se necesita para disparar armas de fuego. Esto abarca desde las balas de fusil y pistola hasta los perdigones de un cartucho. La p贸lvora es la materia com煤n para impulsar los proyectiles. En la 茅poca de los mosquetes y arcabuces, se les introduc铆a la p贸lvora y la bala en sus ca帽ones desde su boca; la p贸lvora deb铆a comprimirse con una baqueta que tambi茅n se usaba para colocar el taco de papel, y para provocar el disparo se encend铆a una mecha que ten铆a el arma. En estas antiguas armas era muy prolongado el tiempo para introducir la munici贸n y el tiempo para dispararla. En el siglo XVII se inventa el fusil, que no utiliza mecha, sino la llave de pedernal para hacer instant谩neo el disparo y en 1830 esa llave fue sustituida por la llave de percusi贸n, que hizo posible el disparo al mismo instante de oprimir el disparador. En esa misma 茅poca, se hicieron otros avances en los fusiles para lograr mayor alcance efectiva y estabilidad en el disparo (v茅ase rayado de 谩nima). En la d茅cada de 1840 se inventa el fusil de cartucho, que acort贸 el tiempo para cargar la munici贸n y permiti贸 usar asimismo el fusil en diferentes posiciones. Los cartuchos eran originalmente envueltas de cart贸n o tela encerada, que conten铆an una peque帽a cantidad de p贸lvora (llamada carga de propulsi贸n) y tambi茅n la bala dentro; algunos se rasgaban al insertarse el cartucho en el fusil. Posteriormente se inventaron cartuchos que ya inclu铆an el cebo, haciendo m谩s breve el tiempo para cargar la munici贸n. Posteriormente, los cartuchos estaban constituidos, como en la actualidad, por un cilindro met谩lico (llamado vaina o casquillo) que conten铆a la carga dentro, el cebo (ahora llamado c谩psula fulminante) en el centro del culote (base de la vaina) y un extremo de la bala embutido en la boca de la vaina. Los revestimientos y aleaciones de las balas comenzaron en la d茅cada de 1830 para evitar la deformaci贸n de las mismas, que provocaba inestabilidad en su trayectoria. La primera aleaci贸n fue la de bismuto con plomo, y el primer revestimiento fue el cobre sobre el plomo. HISTORIA DE LAS MUNICIONES La p贸lvora es la materia com煤n para impulsar los proyectiles. En la 茅poca de los mosquetes y arcabuces, se les introduc铆a la p贸lvora y la bala en sus ca帽ones por la parte delantera (avancarga); la p贸lvora deb铆a comprimirse con una baqueta que tambi茅n se usaba para colocar el taco de papel, y para provocar el disparo se encend铆a una mecha que ten铆a el arma. En estas antiguas armas era muy prolongado el tiempo para introducir la munici贸n y el tiempo para dispararla. En el siglo XVII se inventa el fusil con la llave de pedernal para hacer instant谩neo el disparo y, en 1830 esa llave fue sustituida por la llave de percusi贸n, que hizo posible el disparo al mismo instante de oprimir el disparador. En esa misma 茅poca, se hicieron otros avances en los fusiles para lograr mayor alcance y estabilidad en el disparo (rayado de 谩nima). En la d茅cada de 1840 se inventa el cartucho, que acort贸 el tiempo para cargar la munici贸n y permiti贸 usar asimismo el fusil en diferentes posiciones. Los cartuchos eran originalmente envueltas de cart贸n o tela encerada, que conten铆an una peque帽a cantidad de p贸lvora (llamada carga de propulsi贸n) y tambi茅n la bala dentro; algunos se rasgaban al insertarse el cartucho en el fusil. Posteriormente se inventaron cartuchos que ya inclu铆an el cebo, haciendo m谩s breve el tiempo para cargar la munici贸n. Posteriormente, los cartuchos estaban constituidos como en la actualidad por un cilindro met谩lico (llamado vaina o casquillo) que conten铆a la carga dentro, el cebo (ahora llamado c谩psula fulminante) en el centro del culote (base de la vaina) y un extremo de la bala embutido en la boca de la vaina. Los revestimientos y aleaciones de balas comenzaron en la d茅cada de 1830 para evitar la deformaci贸n que provocaba inestabilidad en su trayectoria. La primera aleaci贸n fue la de bismuto con plomo, y el primer revestimiento fue el cobre sobre el plomo. Se denomina cartucho a la carga de p贸lvora y municiones, o de p贸lvora sola, correspondiente a cada tiro de un arma de fuego, envuelta en papel o lienzo o encerrada en un tubo met谩lico, que puede contener solamente la p贸lvora, o 茅sta junto con el proyectil, o finalmente, ambos elementos y adem谩s el cebo. ANTECEDENTES HISTORICOS CARTUCHOS DE PAPEL Existen fundados motivos para creer que el cartucho apareci贸 por primera vez en Espa帽a, donde lo empleo la artiller铆a en al segunda mitad del siglo XVI, d谩ndole el nombre de cachucho, probablemente a causa de llamarse as铆 cada uno de los huecos que en la aljaba serv铆an para contener las flechas. Ya Bernardino de Mendoza nos dice: 鈥淟os artilleros, hacen cachuchos 贸 sacos para cargar m谩s f谩cilmente y apresurar las rociadas...鈥 (Teor铆a y practica de la guerra, Amberes, 1595) Esta innovaci贸n pronto pasar铆a a las armas livianas, siendo, al parecer, las tropas de infanter铆a suecas del rey Gustavo Adolfo las que hacia 1630 introducen el cartucho de papel para cargar sus fusiles. Este cartucho solo conten铆a la p贸lvora, lo que obligaba al tirador a realizar la carga en varios tiempos (introducir el cartucho de p贸lvora, el proyectil, cebar la cazoleta,...) y, por lo tanto, la capacidad de abrir fuego resultaba sumamente lenta. Hab铆a que introducir modificaciones en el cartucho que facilitaran mas la carga del arma, y en principio la cuesti贸n fue solucionada con envolver el proyectil juntamente con la carga de p贸lvora. Pero esto no aceler贸 mucho la cuesti贸n, dado que a causa del rayado del anima del ca帽贸n hab铆a que forzar la bala esf茅rica con la baqueta, teniendo en ocasiones que llegar a golpearla con un mazo, funci贸n que reduc铆a mucho la velocidad de fuego. Esto se solucion贸 en parte con lel aporte de un franc茅s, el capit谩n Claudio Minie, quien dise帽贸 una bala cilindrico ojival con base hueca donde se introduc铆a una pieza tronco c贸nica de madera que al ser empujada por la fuerza de los gases, que produce la combusti贸n de la p贸lvora, se introduc铆a en la base hueca de la bala haci茅ndola aumentar de calibre y ajustar al 谩nima para tomar perfectamente las estr铆as. Posteriormente los ingleses perfeccionan la bala Minie logrando suprimir la necesidad de la cu帽a tronco c贸nica de madera. El empleo de esta bala facilit贸 la carga y posibilit贸 una cadencia de tiro de dos o tres disparos por minuto, pero no era suficiente, hab铆a que seguir cebando la llave. El cartucho tenia que seguir evolucionando hasta que se le a帽adiera el pist贸n o cebo para tener los tres componentes que permitieran realizar la carga de una sola vez. En 1799, Edward C. Howard, dio el primer paso al descubrir las p贸lvoras fulminantes, que pod铆an hacer explosi贸n o prenderse al ser golpeadas. Innovaci贸n a la que no se la encontr贸 aplicaci贸n hasta que en 1807, el sacerdote escoc茅s Alexander Forsyth inventa la llave de percusi贸n donde utiliza la propiedad de las p贸lvoras fulminantes de inflamarse al choque. Posteriormente cuando se ve que la idea funciona, una serie de armeros comienzan a perfeccionar la idea hasta que armero ingles Egess, inventa el pist贸n. Solo faltaba que alguien encontrara la manera de unir el pist贸n al cartucho, y dise帽ara un sistema de retrocarga que evite el tener que cargar el arma por la boca del arma. Y como en las cosas complicadas siempre hay alguien que las hace f谩ciles, en 1836 gracias a Juan Nicol谩s Dreyse, ven la luz dos grandes inventos que revolucionaran el sistema de carga en las armas de fuego: el fusil de aguja y el cartucho combustible El cartucho de Dreyse, esencialmente consiste en una envoltura de papel que contiene ya los tres elementos b谩sicos: p贸lvora, bala y cebo fulminante. Pero con un orden de colocaci贸n muy peculiar. El fulminante va situado delante de la carga de p贸lvora, en el fondo de un taco de madera, sobre el que se asienta una bala de plomo de forma ovoidea; de manera que al disparar la aguja debe atravesar todo el espacio ocupado por la p贸lvora para incidir en el pist贸n. Exceptuando Prusia, la mayor铆a de las naciones consideraron el fusil de aguja y el cartucho Dreyse, un verdadero disparate, pero la realidad se impondr铆a, y nunca mejor dicho, 鈥減or las armas鈥. El 3 de julio de 1866, en la batalla de Sadowa, los prusianos, mandados por Guillermo I, y los austr铆acos, a las 贸rdenes de Bernedek, se enfrentaron durante ocho horas. La superioridad del armamento prusiano (el fusil de aguja) fue la causa de las cuantiosas p茅rdidas experimentadas por los austr铆acos (60.000 hombres). Esta batalla, y las escaramuzas que la precedieron, pusieron de manifiesto de una manera ejemplar las ventajas que ten铆an el fusil y la munici贸n desarrollada por Dreyse sobre todos los dem谩s que estaban en uso en el resto de las naciones europeas.

google analitycs