CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

EL FRACASO DEL WINCHESTER G30

Cuando el ejército norteamericano estaba buscando un arma para reemplazar al Garand M1, la Winchester comenzó a trabajar en un prototipo de fusil semiautomático que, eventualmente, también disparara en fuego automático. En esa tarea apareció Ed Browning, medio hermano de John y Matt, que diseñó un fusil para ser evaluado. La Winchester le compró el diseño de Browning el 30 de noviembre de 1938 y contrató a Jonathan para trabajar en la fábrica en marzo de 1939. Dos meses después, el 16 de mayo de 1939, Browning muere durante una operación a la edad de 80 años. Aparece en escena nuevamente nuestro viejo conocido, “Carbine” Williams, que había sido contratado ocupando el lugar de Browning en el desarrollo del fusil de éste. Uno de los principales problemas del diseño de Browning fue el sistema de toma de gases. El primer intento de Williams fue en base al sistema que tenía el Garand M1. Dentro de la cámara de gases en la parte delantera del fusil, Williams le añadió un simple pistón, para que accionara el cerrojo. En enero de 1940 Williams sugirió usar su diseño de pistón de corto recorrido, cosa que Pugsley, jefe de Williams en la Winchester, aprobó. En mayo del mismo año la compañia designó a este modelo como G30M. El Departamento de Artillería evaluó a este modelo de marzo a abril de 1940. Después también los evaluó el Cuerpo de marines en san Diego. En las pruebas en los que participaron el Winchester G30M, el Garand M1 y un prototipo semiautomático de Melvin Johnson, el G30M entró último. Este resultado prácticamente echó por tierra las aspiraciones de la Winchester para producir un arma capaz de reemplazar al Garand M1, dado que los EE. UU. tenía urgencia en encontrar un arma sustituta. La esperanza de la fábrica era poder fabricar un arma que se usara simultáneamente con el Garand. Por otro lado se hablaba de fabricar un modelo de la exitosa carabina M1 que disparaba el .30 Carbine, en .30-06. Winchester volvió al diseño original de la M2 y supuestamente lo mejoró, denominándolo G30R. Fue aprobado por la Infantería de Marina, pero no fue adoptado. Los militares canadienses mostraron interés en este nuevo diseño, pero el gobierno de EE.UU. optó por no permitir ninguna exportación, por tal motivo Canadá nunca lo probó.

google analitycs