CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

ENTREVISTA AL NUEVO DIRECTOR DE LA ANMAC

La última vez que había ingresado al edificio de la ANMaC (ex Renar) de la calle Bartolomé Mitre fue en junio de 2006, cuando concurrí a una entrevista del por entonces Director, Andrés Meiszner. Esa fue la última audiencia concedida a MAGNUM por un Director del orgnismo, a pesar de las reiterados pedidos a los funcionarios que vinieron con posteriordidad, de manera que las expectativas que tenía frente al encuentro con el flamante Director de la ahora ANMaC -Dr. Eugenio Cozzi- eran grandes. Mientras aguardaba la autorización para subir al quinto piso, me llamó la atención que en el hall de entrada ya no estaba la placa de bronce que se había colocado cuando se inauguró el nuevo edificio, en la época de Carlos Menem y José Baéz. (Aclarando, no tiene ninguna connotación política). Sentado en la antesala del despacho del Director me encontré con un viejo (no por la edad) conocido a quien le pregunté sobre la placa. No recordaba con exactitud el año, pero estaba casi seguro que había sido durante la gestión de Matías Molle. Lo mismo sucedió -agregó- con la que había en la sala adyacente a la del Director que decía Sala de Acuerdos. Es una barbaridad lo que hiceron -sentenció- pareciera que quieren borrar la historia. Ellos mismos -por Molle- colocaron una en el depósito de la provincia donde se destruyen las armas que se entregan, es una barbaridad, dijo finalmente y se despidió con un saludo cordial. Al poco tiempo de aguardar salió una atenta señora que me indicó el camino hacia el despacho de Cozzi. Al entrar, saludé al nuevo Director y a dos personas más que no supe quienes eran Le entregué el último número de MAGNUM donde había salido la nota sobre la crisis en la ANMac y la leyó. Al finalizar solo me aclaró que ya no estaba vinculado a gente de Derecho de Jorge Rizzo desde el 2010, por lo demás solo esbozó un par de sonrisas, sin comentario adicional alguno. Cordial, amable de unos 44 años y con un gran parecido al mediático periodista y escritor peruano, Jaime Bayly, Cozzi se negó a que la charla la pudiera grabar y tampoco sacarle fotos. Le expliqué la necesidad de las fotos, ya que sería una manera de acreditar la reunión, respodiéndome que no hacia falta, que había testigos de la misma. Con respecto a la necesidad de grabar la charla, le expliqué que ya mi memoria no era la de antes, pero tampoco accedió. Me pareció extraño. Agregando Cozzi que se trataba de un primer encuentro, informal y que no lo creía necesario. Le aclaré que a lo mejor podría cometer algunas incorrecciones al escribir la nota. No insistí porque lo noté que se ponía un poco molesto. Sin demoras le pregunté porqué creía que lo habían elegido y si la designación lo había sorprendido. Vengo trabajando con el ministro Germán Garavano desde que estaba en la Ciudad y desde el 2015 soy asesor de la jefatura de Ministros del Ministerio de Justicia, de manera que no fue totalmente una sorpresa. Los motivos creo que se basan en el conocimiento que tiene el Ministro de mí y fundamentalmente mi honestidad, demostrada a través de todos estos años. Cuando me reuní con él, sabía de mi condición de Legítimo Usuario de Armas y creo que también fue un elemento más, ya que conozco muy bien el tema, respondió. Es indudable que el gobierno de Cambiemos, como lo ha demostardo últimamente actúa por prueba y error. Es decir, toma una decisión, como el caso del nombramiento de Gambaro (que no es del palo de Garavano sino que vino impulsado desde la Provincia de Buenos Aires) no funciona, opta por un giro de 180º, que pareciera ser el nombrambiento del Dr. Eugenio Cozzi. Cuando comenzó a sonar su nombre, generó una gran espectativa en el ambiente, le comenté. Si ya lo sé, y eso hace que la responsabilidad de mi gestión, tenga un significado especial. Soy conciente que las autoridades anteriores, y no voy a criticar a Natalia Gambaro ya que no es mi estilo, han generado una situación conflictiva, pero tengo que trabajar en volver a generar confianza en el organismo por parte de los usuarios que durante estos años se ha deteriorado y esto no es bueno para la actividad. Tengo que moverme dentro de un marco político y un marco jurídico. El último es muy estricto, ya que está regulado por las leyes vigentes, mientras que en el primero existe un grado mayor de flexibilidad apuntó, ya en un marco muchos más distentido, situación que aproveché nuevamente para sugerirle la idea de poder tomar unas fotos. Nuevamente se negó, explicando que ante requerimientos similares realizados por anteriores visitantes, la respuesta fue la misma. Si quiere puede buscar fotos mías en Internet, fue la sugerencia. De manera que di por concluida las aspiraciones fotográficas, y continuamos conversando. Las otras dos personas continuaban presentes sin emitir comentario alguno. Cuando se lanzó en el año 2007 el llamado programa de desarme, muchos -o la mayoría de los Legítimos Usuarios- pensaron y yo también, que el Gobierno quería impulsar un desarme general. Esto produjo una reacción desfavorable, tal vez por la falta de información o una comunicación clara y eficaz por parte del por entonces Renar. Yo prefiero definirlo como un Plan de Entrega Voluntaria de Armas. Muchas personas, por ejemplo, ante el fallecimiento del marido (generalmente) las viudas pasan a tener armas que no saben muy bien como proceder, creo que este ejemplo clarifica el objetivo del programa, señaló. Agregando, mire el conflicto entre el Renar y los usuarios comenzó en la época de Menem, con el famoso Decreto 64/95. Durante las década de los años 90 se produjo la mayor importación legal de armas destinada al mercado civil. El mencionado decreto estipuló que toda arma larga, semiautomática, en calibre superior al .22 LR con cargador de quita y pon, solo se podían vender o transferir cumpliendo lo estipulado por esa reglamentación y que, en otros requisitos, debía ser autorizado por el Ministro. Obviamente los que lograron esto se podían contar con los dedos de la mano, de manera que aquellos legítimos usuarios que habían comprado un arma antes del decreto no tuvieron inconvenientes, pero luego les fue imposible de vender, condenándolos prácticamente a una tenencia eterna. Y si el titular fallecía, esa arma o la tiraban al río o la guardaban por el resto de sus vidas. Un verdadero desastre”, finalizó diciendo Cozzi sobre este tema. A esta altura de la conversación se hacía ineludible preguntarle sobre el polémico caso de la empresa Dienst Consulting S.A., encargada de otorgar los certificados psicofísicos requeridos para obtener la CLU. Sé muy bien que es un tema complicado. Acabo de asumir hace 10 días y entre todo lo que estamos viendo es este tema. Hay un contrato firmado que en principio hay que respetar, pero analizaremos con detenimiento. Este tema ha generado que muchos Legítimos Usuarios no han (o no han querido) renovar sus credenciales produciendo una situación legal anómala dejándolos -provisoriamente- fuera del sistema. No puedo hoy darle una respuesta exacta de cómo se va a solucionar, pero quiero llevar tranquilidad a todos asegurándoles que el tema se va a solucionar. Otro tema abordado fue el de la portaciones, a lo que el nuevo Director señaló: es un tema muy sensible y sé que en los últimos años se han restringido al punto de otorgarse sólo algunas muy pocas. Durante la gestión de Aníbal Fernández fue la última vez que se firmaban casi regularmente. En estos pocos días al frente del organismo he firmado algunas que fueron solicitadas con informes detallados de los usuarios, como el caso de intentos de secuestro y otros riesgos similares. Cozzi agregó: quiero volver sobre el temas de la relación de la ANMaC con los usuarios. Días pasados recibí a la presidente del Tiro Federal de Buenos Aires y al Foro de Entidades de Tiro y le dije que debemos trabajar juntos para el bien de todos. Muchos han venido con tal o cual denuncia. A todos les digo que si tienen la responsabilidad de tener un arma lo mismo debe ser para hacer una denuncia, lugar, fecha, nombres y firmarla. Las tareas que debe afrontar la ANMaC son muchas y complejas, continuó diciendo Cozzi, el tema de las armas que se encuentran en los distintos arsenales de las FF.AA. y de Seguridad es uno de ellos. Si no se ejerce un estricto control pueden pasar cosas que ya sabemos todos cómo terminan.

google analitycs