CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

¿QUIÉN FUE ROLAND GARROS?

Para los amantes del tenis el Abierto de Francia (se juega en París) es uno de los más importantes que se juega sobre polvo de ladrillo y forma parte de los cuatro del Gran Slam. El torneo se denomina Roland Garros, un nombre que poco tiene que ver con el tenis y mucho con la guerra. Veamos su interesante historia. Eugène Adrien Roland Georges Garros, más conocido como Roland Garros, era un amante del deporte, pero nunca practicó tenis, su pasión eran los aviones. Fue uno de los mejores pilotos de su generación y una de las tantas víctimas de la primera Guerra Mundial. Cuando la contienda estalló en 1914, Garros ya era una celebridad en el floreciente mundo de la aviación. Fue un verdadero pionero. Una de las hazañas que lo haría reconocido mundialmente fue unir Francia con Túnez el 23 de septiembre de 1913, el primer cruce exitoso de la historia. PILOTO DE GUERRA Al estallar la Primera Guerra Mundial, Garros decidió, por propia voluntad, alistarse en la Fuerza Aérea francesa, estaba convencido que las batallas aéreas tendría un papel importante que jugar. Participó en misiones de reconocimientoo y de bombardeos, pero se sentía limitado por las posibilidades tecnológicas de la época. Lo más común, por entonces, era que un hombre piloteara el avión y un segundo, ubicado en la parte posterior, disparara una ametralladora colocada en el fuselaje. esto deparaba serios inconvenientes ya que se veía reducido el ángulo de disparo, ya que debía evitar herir (o matar) a su piloto. Sobre la base de las investigaciones que realizaba el ingeniero Raymond Sauliner, Garros ayudó a diseñar un sistema de sincronización que permitiera a los pilotos disparar a través de las paletas de las hélices del avión sin que las balas impactaran en ellas. En abril de 1915, su avión estaba equipado con el nuevo sistema y el piloto francés rápidamente obtuvo tres victorias sobre la fuerza aérea alemana, obteniendo un reconocimiento por su valentía, algunos historiadores lo catalogan como ¨”el primer piloto de caza en la historia”. Pero no todo fueron laureles. El 18 de abril se vio forzado a aterrizar con su avión detrás de las líneas enemigas. No se sabe si fue como consecuencia de una falla mecánica o algún impacto de munición del fuego enemigo. Dicen que trató de quemar su aeronave para que los secretos técnicos recién incorporados no cayera en manos enemigas, pero no lo logró. Estuvo oculto un tiempo pero finalmente fue capturado por los soldados alemanes. Un joven ingeniero holandés, Anthony Fokker, pronto comenzó a trabajar en un sistema de sincronización de disparos mejorado, que fue instalado en los aviones alemanes. A partir de entonces, los cielos de Europa eran alemanes. Los aviones Fokker comenzaron a derribar aviones franceses y británicos, en lo que se denominó como “Azote Fokker” EL GRAN ESCAPE Garros fue llevado a un campo de prisioneros de guerra alemán, donde desde el primer día comenzó a planear su fuga. Se las arregló para enviar mensajes codificados a Francia y se las ingenió (qué paradoja) para enviar dentro de los mangos de dos raquetas de tenis, mapas de Alemania, de gran valor estratégico. Durante su cautiverio en el campo de Scharnhost en Magdeburgo, al este de Alemania, se juntó con su compañero (también piloto), Anselme Marchal que hablaba un perfecto alemán y en febrero de 1918 los dos pudieron engañar a los guardias, al vestirse con uniformes de oficiales alemanes que habían podido conseguir. Durmieron en un cementerio, pasaron una tarde en el cine y se mezclaron con la multitud, logrando finalmente llegar a Londres después de atravesar los Países Bajos, para recalar en Francia, donde fueron recibidos como héroes. Garros fue recibido por el líder francés, Georges Clemenceau, quien le ofreció un trabajo técnico en el manejo de la fuerza aérea de Francia, atrás de las líneas del frente. pero, después de tres años de cautiverio, el piloto estaba deseoso por volver al aire. LA LEYENDA VIVE El 5 de octubre de 1918, en vísperas de su cumpleaños número 30, Garros participó en una última y fatídica misión sobre las Ardenas, junto con otros cinco aviones franceses. Cuatro de ellos habían comenzado una persecución de un avión enemigo, cuando apareció de repente un escuadrón de seis aviones Fokker. Garros se lanzó a la pelea y nunca regresó. Durante días, los periódicos franceses abrigaban esperanzas de que su héroe había sobrevivido y estaría en alguna prisión alemana. Finalmente los restos del avión y su cuerpo se encontraron cerca de la aldea de Vouziers, done el piloto había sido enterrado. Nunca quedó claro que causó el accidente del avión. El ingeniero Saulnier planteó la posibilidad que de una de las ametralladoras se haya trabado o que él mismo la haya trabado y destruído su propia hélice, pero son solo teorías. De cualquier manera, la leyenda del piloto siguió viva. Una década después de muerte, Francia fue sede de la final de la Copa Davis en un estadio completamente nuevo en el sector oeste de París. El constructor del estadio, Emile Lesieur insistió en que llevara el nombre de Garros, su amigo y camarada durante la guerra.

google analitycs