CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

MANUAL DE RECARGA EDICION 2016

Cartuchos metálicos. Arma corta y larga. Nueva edición (2016).

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

LA PISTOLA .45 ACP MÁS PEQUEÑA DEL MUNDO

Durante la Primera y Segunda Guerra Mundial, las pistolas de servicio eran grandes y pesadas como consecuencia del calibre que disparaban, principalmente el .45 ACP y el 9x19. Con el tiempo y al promediar la mitad del siglo XX esa tendencia continuó, aun con los desarrollos más modernos. Asi es que pistolas como la Sig Sauer P220, en Europa y la Beretta 92, tanto en ese continente como en los EE.UU., las voluminosas semiautomáticas continuaron en las fundas externas de las fuerzas de seguridad y policiales. La aparición de modelos más compactos, impulsados por la necesidad de portar armas de manera oculta llevó a los diseñadores a abocarse en el desarrollo de semiautomáticas recamaradas para el preferido americano (.45 ACP) y el reglamentario de la OTAN (9x19). Afamadas marcas lanzaron al mercado modelos compactos y subcompactos en estos calibres. Muchos de ellos muy exitosos, otros en cambio, pasaron sin pena de gloria. QUE SALGA PATO O GALLARETA En la década de 1970 un pequeña y casi desconocida compañía de Boston con el nombre de Corporación Semmerling, comenzó a producir una pequeña pistola destinada a un sector que estaba comenzado a crecer: el de las operaciones encubiertas. Lo que buscaban los integrantes de esos cuerpos era que fuera lo más pequeña posible, duradera y extremadamente confiable y como dato excluyente que disparara un calibre contundente para el primer disparo que le permitiera salir airoso de cualquier situación conflictiva. La nueva pistola se denominó LM-4 y era muy diferente a cualquier otra pistola conocida hasta entonces. No era una doble acción, ni “safe action”, ni nada parecido. Para realizar el primer disparo se debía accionar la corredera hacia adelante y entraba un cartucho a la recámara. Después del disparo el tirador debía repetir la misma acción. Durante la misma se expulsaba la vaina servida y se colocaba nuevamente un cartucho fresco. Esto parece muy complicado, pero algunos usuarios afirman que podían realizar 5 disparos entre los 3 y 4 segundos. Otra técnica aplicada era la de tener presionada la cola del disparador e ir accionando la corredera en la forma descripta. Algo parecido a lo que veíamos en algunas películas de vaqueros, donde el “muchacho” realizaba algo parecido con el Colt SAA, presionando el gatillo con la mano que empuña y con las otra ir montando el martillo, que al no quedar retenido (en el caso de la pistola, la corredera) volvía a impactar un nuevo cartucho. Si bien en esta configuración no se puede realizar una cadencia de fuego comparable con un revólver o una pistola tradicional, la carencia de palancas de mandos hizo que la Semmerling fuera la compacta más delgada de la época. Me olvidaba de mencionar que dispara el .45 ACP. El ancho total era de solo 2 cm., un largo de 13 cm. mientras que la longitud del cañón era de 9,4 cm. y un peso de 530 gramos. Hoy existen semiautomáticas pequeñas que pesan menos, pero fabricadas en polímero y no en acero como en el caso que estamos comentando. La fabricación de esta pistola tienen interesantes curiosidades. Desde el principio la fábrica tuvo como prioridad el control de calidad. Se utilizó acero SAE S7, el mismo tipo de acero que se utilizaba para la fabricación de los troqueles y las mechas. El armazón se produjo a partir de un gran bloque de acero. Constaba de 33 piezas, incluido los tornillos y muelles, todas las piezas posteriormente pasaban por un tratamiento de magnaflux, enviando finalmente a un laboratorio externo a la fábrica para realizar las pruebas de control de calidad y que el metal estuviera en buen estado. En esa época la mayoría de las fábricas producían decenas de pistolas por día, mientras que la Semmerling se fabricaba artesanalmente una por una, a razón de 2 ó 3 por semana.

google analitycs