CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

MANUAL DE RECARGA EDICION 2016

Cartuchos metálicos. Arma corta y larga. Nueva edición (2016).

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

LA ELECCIÓN DE UN CUCHILLO DE COMBATE

Para muchos, el cuchillo desde siempre ejerce un atractivo especial. Es uno de los utensillos que más usamos a diario sin tenerlo demasiado en cuenta. Existe una amplio espectro de variedades, pero para una franja amplia de usuarios, los más exóticos aunque su uso se restrinja a usarlo dos o tres veces al año, tienen un atractivo especial. Hoy nos abocaremos a darle algunas sugerencias a quienes estén en la búsqueda de lo que se denomina comúnmente “cuchillo de combate”, existiendo sutiles diferencias con el famoso “cuchillo de supervivencia”. Si usted, estimado lector, es integrante de alguna fuerza de seguridad, posiblemente el de “combate” tenga una aplicación, digamos “profesional”, si por el contrario es un aficionado o un simple fanático de este tipo de cuchillo, las pistas que le brindaremos le serán útiles igualmente. Como en la mayoría de los casos, hay para todos los gustos y bolsillos. Así veamos. ¿QUE TENER EN CUENTA A LA HORA DE ELEGIR UNO? No es cuestión de salir a buscar un cuchillo y solo guiarnos por lo que nos dice el vendedor. Sin ofenderlos, por lo general si detecta que usted no es muy ducho en la materia, seguramente tratará de venderle ese “clavo” que no se lo puede sacar de encima. Por eso, y como pasa en todos los órdenes de la vida, cuanto más sepa, menos podrán engañarlo. 1. No todo lo que brilla es oro. No se deje llevar por esos cuchillos que harían suspirar a un coleccionistas de rarezas. o por aquellos cuya forma es tan espectacular que hacen agua la boca con solo verlos. La apariencia física (diseño) juega un papel importante a la hora de escoger, pero siempre se debe priorizar la utilidad y calidad por encima de la belleza. Una posible solución es investigar y averiguar lo máximo posible antes de adquirir un cuchillo y no dejarse llevar por forma ridículas o espectaculares. De nada sirve ir de excursión, por ejemplo, con un cuchillo tipo supervivencia con una hoja de 40 cm de largo. De nada sirve comprar un cuchillo de combate si el cabo no tiene rugosidades y se resbala entre los dedos cuando haya un poco de humedad e incluso, con el propio sudor de la mano. Si no tiene en cuenta estos detalles, lo más probable es que termine con una hermosa herramienta, pero inútil. 2. Estudie la hoja y el filo. Cuando esté en la búsqueda de un cuchillo, es importante que sepa que las hojas pueden dividirse en dos grandes grupos: los de hojas enterizas (que se extienden hasta dentro del cabo) y los de hoja plegable, utilizadas para confeccionar cuchillos más portátiles y que se pueden doblar un poco. Lo ideal para un cuchillo de supervivencia o combate, es que sus hojas sean enterizas, ya que tienen más resistencia para esas tareas, al no tener un punto débil. Además el mecanismo de apertura y cierre de la hoja puede fallar y provocar lesiones para el usuario. 3. Investigue sobre los materiales de fabricación del cuchillo. la mayoría de ellos, al igual que los plegables, en la actualidad están realizados en acero inixidable para prevenir su corrosión, pero también los hay de acero al carbono. El primero es más duradero y resiste mejor el tiempo, aunque cuestan más afilarlos; pero el segundo es un poco más fuerte y aporta más potencia a usos que requieran impactos. En lo que hace a los cabos, hay muchas opciones: de madera, plástico, de cuero, de hueso, entre otros. Una vez más le sugerimos ahondar en sus preferencias y ver cuál se adapta mejor a sus necesidades. 4. Decídase por una forma determinada. Hay una variedad grande para esta herramienta, cada cual para un uso específico, como así también sus ventajas y desventajas. Las recomendadas para los cuchillos de combate son las hojas tipo Bowie o Tanto, estas específicas para el combate. Su principal atributo es que al penetrar en el adversario, estas dos alternativas tienen menor riesgo de quebrarse que los demás modelos. 5. El tamaño si importa. Algunos pensarán que en lugar de tener un cuchillo de combate, por qué no mejor un machete o una katana, al mejor estilo Kill Bill. En realidad, lo recomendado es un cuchillo que no exceda los 20 cm. Este tamaño es el ideal para tener maniobrabilidad sin sacrificar el alcance, además de ser fácil de ocultar.

google analitycs