CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

LA IMPORTANCIA DE LAS FUERZAS DE RESERVA

Los que siguen mis articulo saben de mi incansable predica para establecer en nuestro indefenso país, unas reservas activas que puedan responder rápidamente a un desastre natural, invasión o ataque terrorista masivo. Sus tropas estarían integradas por guías de caza, montaña, pesca, médicos, paramédicos, ingenieros, arquitectos, etc. que además podrían cumplir una importante función en su comunidad y de modificarse la ley de defensa servir como guardia nacional a la Nación. Deben ser entrenadas por unidades pura y exclusivamente capacitadas en esta función de entrenar población civil, y no dejar su entrenamiento en manos de otros reservistas. También es imperativo crear una red de FRLS o fuerzas de resistencia locales capaces de brindar operadores de un alto nivel de entrenamiento que operarían como redes “stay behind” en casos en que el Estado lo requiera como podrían ser ataques terroristas o invasiones. Estos últimos estarían integrados por personal con avanzado nivel de entrenamiento, ex comandos, paramédicos, cirujanos, etc. El poder nacional de un Estado en sus diferentes factores, económico, social, político, militar, etc. debe estar organizado de tal forma, que permita al Estado prevenir y reaccionar ante cualquier contingencia En el caso del factor militar: las reservas de abastecimiento, transporte y servicios se encargan al Estado Mayor de la Defensa Nacional. La Reserva Militar de recurso humano, tiene un valor estratégico para el Estado porque se emplea, integra y contribuye en los planes estratégicos de cada factor de poder. La Reserva Militar no se emplea tan sólo en caso de guerra, sino que en tiempo de paz puede emplearse para prevención, sea por desastre o por calamidad pública. También en tiempo de paz la Reserva humana constituye una fuente de mano de obra que puede operar en la preservación del medio ambiente, colaborar en los programas para llevar desarrollo social a los habitantes del Estado y la cooperación interinstitucional para el desarrollo. La Reserva Militar provee un soldado más barato para el Estado (no ingiere alimentos ni consume recursos a diario, pues asiste a su servicio los días domingo, a diferencia de un soldado de la fuerza permanente en servicio todo el tiempo) y con capacidades similares para ser empleados tanto en tiempo de paz como de guerra. Al estar integradas las Reservas Militares por ciudadanos y ciudadanas que normalmente se dedican a estudiar, trabajar y producir, les crea conciencia cívica y comprensión de la problemática social. En el mejor de los casos adoptarán una actitud que producirá eficiencia en las misiones asignadas como miembros de la Reserva en beneficio de su propia comunidad. Una manera de enfrentar la amenaza del crimen organizado es orientar a la población para que elija el grado de seguridad que desea tener en su comunidad. Las personas se conocen entre si, conocen los buenos y malos hábitos de sus paisanos y conocen quién comete ilegalidades. Si la autoridad local provee los servicios básicos necesarios y organiza la colaboración de esa población con las autoridades encargadas de la seguridad ciudadana y el orden público, mejorará el nivel de seguridad. Las autoridades locales tienen en las Reservas Militares una opción de gran valor para desarrollar el civismo en los ciudadanos y ciudadanas, y al mismo tiempo disponer de personas con entrenamiento para preservación del medio ambiente, actuar en casos de desastre, capacidades de organización y cooperación con otras instituciones en programas sociales y hasta el apoyo o integración a la fuerza militar en actividad, sea en tiempo de paz o de guerra. Ahora que nuestro norte es Finlandia veamos como son las reservas del hogar de Simo Haya y Lauri Torni y donde se fabrican los magnificos Tikka y Sako. Para todos los hombres finlandeses hacer el servicio militar es una obligación. El país se divide en las cuatro provincias militares del ejército de Finlandia: la sur, oeste, este y norte. Cada una es responsable de la defensa de su propia área. Estas provincias se dividen en 22 oficinas regionales que se ocupan del reclutamiento.. Cada año, unos 27.000 hombres finlandeses empiezan el servicio militar y un 66% de ellos lo terminan. Las mujeres no tienen porqué hacerlo, aunque pueden prestarse como voluntarias y serán aceptadas, de hecho muchisimas lo hacen y ya cuentan con gran experiencia en tiro caza o esquí . El reclutamiento empieza a los 18 años, aunque puede retrasarse por motivos de estudio o de trabajo hasta los 28. El tiempo de servicio son seis meses (la mayoría de los reclutas), nueve (reclutas que requieran habilidades especiales) o doce (los seleccionados para entrenar como oficiales). Tras el servicio militar, los finlandeses permanecen en la reserva hasta los 50 ó 60 años, dependiendo del rango. Son, además, susceptibles de ser llamados para entrenamientos de refresco de sus habilidades durante su vida, muchísimos practican tiro esquí, caza montañismo, mountain bike paracaidismo y buceo. A los finlandeses que están haciendo el servicio militar, el Estado les paga una pequeña cantidad por día además de su mantenimiento, y les paga su departamento y factura eléctrica. Si los reclutas tienen familias, estas pueden acogerse a beneficios. Es ilegal para una empresa despedir a alguien por ir a hacer la mili o por participar en tareas de refresco. Hacer el SMO es obligatorio para los hombres, pero el reclutamiento es obligatorio para hombres y mujeres de entre 15 y 65 años si se decide así por eventos como guerras, tensiones internacionales que pueden provocar guerra (con tareas para los reclutas definidas como de “salvaguarda del país y de los derechos humanos”), una severa disrupción de la economía o un desastre a gran escala (las tareas serían sanitarias, de defensa civil o de rescate). En este caso sólo se le asignarían a las personas tareas que pudieran hacer con sus propias habilidades. Las obligaciones de todo finlandés son, si se es requerido, tomar parte en entrenamientos de defensa civil, trabajos generales, y tomar parte en operaciones de rescate. Por ejemplo, en incendios forestales las autoridades pueden demandar -y estos están obligados a ayudar dentro de sus posibilidades- la ayuda de cualquiera. A su manera, Finlandia es un país muy militarizado, aunque no lo parezca a primera vista. El militarismo finlandés no quiere decir que el ejército sea muy visible en la sociedad o que necesariamente tenga más influencia en la sociedad que en otros países de Europa del Oeste. Es más un estado de ánimo, una manera de pensar construida históricamente, según la cual Finlandia está siempre bajo amenaza militar incluso cuando nadie sepa quién pueda causar esta amenaza o nadie pueda imaginar una situación donde esto pueda materializarse. Debido a esta amenaza, Finlandia siempre necesitará un ejército que esté basado en un sistema de servicio militar muy amplio o generalizado. El militarismo finlandés es el resultado de una herencia histórica creada por acontecimientos sucedidos durante la Segunda Guerra Mundial. En esa guerra Finlandia luchó dos veces contra la Unión Soviética (en 1939-40 y en 1941-44). Aunque Finlandia perdió en ambas ocasiones y más tarde se alió con la Alemania de Hitler, las guerras eran vistas ya sea como “victorias defensivas” del ejército o como la salvación del país de la ocupación soviética y la tiranía estalinista.

google analitycs