CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

MANUAL DE RECARGA EDICION 2016

Cartuchos metálicos. Arma corta y larga. Nueva edición (2016).

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

CALIBRES EUROPEOS VS. AMERICANOS

Mucho antes que se descubriera América y que con el tiempo EE.UU. se convirtiera en el país más poderoso del mundo y los norteamericanos en los más consumidores de todo tipo de cosas, los europeos ya fabricaban armas y cazaban. Pero la rivalidad que siempre existió, no solo en el campo político y económico, también llegó al mundo de las armas. La denominación de Europa como “viejo continente”, no sabemos si es en tono respetuoso o despectivo. Lo cierto es que en lo que hace a calibres de arma larga, los europeos tienen, en la mayoría de los casos, su contrapartida americana. Cuando los europeos empezaron a ir a cazar al Africa, surgieron los calibres para esos menesteres. Mientras los ingleses, franceses y alemanes se cansaban de matar elefantes y rinocerontes, los que hoy son denominados norteamericanos, no existían como tales. Claro que con el tiempo ellos también fueron al “continente negro” llevando sus armas y calibres que habían desarrollado. Pero volvamos a la actualidad. Comúnmente en Norteamérica los animales más populares para ser cazados son los ciervos (cola blanca), antílopes y alces. En Europa cazan venados, jabalíes, ciervos colorados y alces escandinavos. En Africa, donde hoy se usan tanto cartuchos norteamericanos como europeos, la oferta es mayor: elefantes, leopardos, rinocerontes, búfalos, el pequeño didik y gran eland. Por lo tanto no debe extrañar que los europeos y los norteamericanos hayan desarrollado cartuchos de caza parecidos, en muchos casos la aparición de uno ha sido la respuesta a otro que surgió del otro lado del Atlántico. Tampoco es una sorpresa que algunos calibres norteamericanos populares en los EE.UU. Se hayan hecho populares en Europa, como por ejemplo el .243 Winchester, el .270, el .308 y el .30-06 entre otros. Del mismo modo algunos cartuchos europeos han sido adoptados en América del Norte. El 6.5x55 mm SE, el 7x57 Mauser, el .303 British y el .375 H&H. Otros calibres son menos conocidos a ambos lados de océanos, pero son similares en concepto y rendimiento. A continuación algunos ejemplos de calibres que con menos frecuencia cruzan el gran charco y son de utilidad en ambos lados. .240 Weatherby Magnum y 6x62 mm Freres El .249 Weatherby fue introducido en 1968 que es una versión compacta del .30-06. El primero es uno de los eficientes calibres de la gama del 6 mm y muchos creen que debería ser más popular de lo que es. El 6x62 Freres fue introducido en Alemania por MEN un par de décadas después. Se basa en la vaina del 9,3x62 mm similar a la vaina del .30-06 pero con el cuello más corto. Los dos cartuchos son muy similares en tamaño y las armas que lo disparan deben tener una acción igual que los que disparan el .30-06. Ambos montan una punta de 6 mm (.243) de diámetro. En el caso del .240, las cargas de fábrica disparan una bala de 100 GN a una velocidad inicial de 3.406 p/s de un cañón de 26”. Las del 6x62 mm dispara también una punta de 100 GN a una velocidad de 3.313 p/s desde un cañón un poco más corto. Lo cierto es que, por ejemplo, un ciervo no va a notar la diferencia. .264 Winchester Magnum y el 6.5x68 (Schuler) El segundo es un cartucho tipo Magnum grande, sin cinturado, desarrollado por la RWS de Alemania justo antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial y lanzado al mercado en 1940, después que estallara el conflicto bélico. Está basado en el 8x68 mm Schuler. Mientras que el .264 Winchester, también cinturado (belted), basado en el .338 Gana, fue introducido 18 años más tarde, en 1958. Tanto el 8x68 mmS como el .264 fueron diseñados para competir en su máximo rendimiento con un posible calibre de 6,5 mm que podría ser disparado desde un arma con una acción estándar, especialmente en el Mauser 98 y en el Winchester Modelo 70, respectivamente. Son calibres grandes y de largo alcance, con capacidades similares a lo que se puede obtener de una bala de 6,5mm. Aun hoy en día, pocos cartuchos de caza de pequeño calibressuperan las trayectorias tendidas de estos dos y además son desgastadores de cañones. Las cargas de fábrica del .264 disparan una bala de 140 GN a una velocidad inicial de 3.030 p/s. Las cargas típicas en Europa del 6,5x68 mm son un poco más lentas, ya que lanzan una punta también de 140 GN a 2.920 p/s. Sin embargo los que recargan pueden llevar esta velocidad hasta los 3.000 p/s, con presiones media a máxima. .280 Remington y 7x64 mm Brenneke El 7x64 se remonta a 1917 cuando Wilhein Brenneke redujo el diámetro del cuello del 8x64 mm S para que pudiera montar una punta de 7mm. El nuevo cartucho que resultó fue un éxito entre los cazadores alemanes y luego esto se extendió a toda Europa, algo parecido con lo que sucedió con el .270 en el mercado norteamericano. Por su parte Remington introdujo su .280 40 años después, en 1957. Se trata de un verdadero calibre 7 mm (.284) que se basó en el .30-06 con cuello más bajo con una curvatura modificada. Disparado originalmente con una presión que rondaba los 2000 CUP, que era menor a la del .270. Aunque en realidad no son intercambiables en las armas que los disparan, estos cartuchos se parecen tanto que facilmente podrían ser confundiods. Utilizan el mismo peso de punta del 7 mm y aproximadamente tienen la misma velocidad cuando la carga está en la presión media máxima. La munición Remington para este calibre utiliza una punta de 150 GN con una velocidad en la boca del cañón de 2.890 p/s. Las cargas de fábrica de Norma del 7x64, lanzan la bala de 154 GN a 2.821 p/s. Estos dos calibres son muy aptos para la caza de la fauna tanto americana como europea, citadas al comienzo de esta nota. 8 mm Remington Magnum y 8x68 mm S RWS (Schuler) Los cartuchos de 8 mm (diámetro de bala de .323) han sido por mucho tiempo muy populares en Europa, pero nunca se han acercado a la popularidad de los cartuchos calibre .30 en Norteamérica. Uno de los pocos cartuchos comerciales de 8 mm es el 8 mm Rem. Mag. Lanzado en 1977. Se trata de un calibre de cintura completa basado en el .300 H&H y requiere armas con acciones magnum larga para ser disparado. Por otro lado la fábrica RWS de Alemania introdujo el 8x68 mm S a principios de 1939, poco antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. August Schuler lo diseño para poder ser disparado desde el Gewehr 98 modificando la acción militar del Mauser ya que había muchos ejemplares disponibles de este muy buen fusil. Este calibre logró sobrevivir al conflicto bélico y sigue siendo un cartucho de caza muy popular en Europa y en escala menor en Africa. A diferencia de algunos otros calibres citados en el presente artículo, estos dos no se parecen, el 8 mm Remington es más largo y cinturado, sin embargo su balística es bastante similar. Las cargas europeas de fábrica para el 8x68 mmS montan una punta de 200 GN con una velocidad inicial de 2.985 p/s. Por su parte Remington coloca también una punta de 200 GN obteniendo una velocidad de 2.900 p/s. Como calibres de caza son funcionalmente parecidos al .300 Winchester y al .300 Weatherby Magnum. Lo que es algo incómodo para los usuarios es la patada que producen, casi lo mismo que al disparar un .300 Magnum con una punta del mismo peso. 9.3x62 mm Mauser y .35 Whelen El primero fue diseñado por el fabricante alemán de armas Otto Bock en 1905. El .35 Whelen tuvo una larga y exitosa vida desde su lanzamiento en la década de 1920 hasta que finalmente fue normalizado por la Remington en 1987. El .35 Whelen se basa en la vaina del .30-06 con mayor diámetro en la boca para aceptar puntas de .358 de diámetro. El 9,3x62, se basa en un concepto similar al del .30-06, con pequeñas diferencias de medidas con un cuello más corto, para poder introducir mayor cantidad de pólvora, utiliza puntas de .366. Ambos cartuchos están diseñados para ser utilizados en armas con cerrojos longitud estándar (.30-06). Los dos cartuchos se parecen y no sería difícil confundirlos. La diferencia que salta a la vista es que el cuello de .35 Whelen es un poco más largo.

google analitycs