CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

EL STEN ARGENTINO

A fines de la década de 1940, cuando gobernaba Juan Domingo Perón, un interesante proyecto para fabricar una ametralladora empezó a tomar forma. En 1949, poco después de su regreso de un viaje a Europa, el General -según algunos historiadores- se reunió con los líderes de la CGT para proponerles la organización de milicias populares para apoyar a su gobierno. En consecuencia necesitaba una importante cantidad de armas para, eventualmente, enfrentar a sus opositores. El camino era difícil. La famosa HAFDASA, fue la encargada de diseñar y fabricar tales armas. Tenía como antecedente haber empezado a fabricar desde 1938 la pistola Ballester Molina calibre .45 ACP. Recordemos que también la fábrica que tenía su planta en Campichuelo 250 de esta Capital, ya había producido una serie de carabinas semiautomáticas en calibres 9x19 y .45, las famosas C1, C2 y C3, para uso militar y policial. Lo que se esperaba que llegara a ser (nunca sucedió) es que fuera ese nuevo proyecto el armamento estándar de las Milicias Populares. Apareció como prototipo como Pistola Ametralladora Modelo 1949. En cambio de utilizar el diseño básico de las diferentes carabinas mencionadas, que tenían armazón de aluminio y también de madera, los diseñadores recurrieron a dos clones diferentes de la Sten británica utilizada en la Segunda Guerra Mundial. El primer modelo llevaba una culata metálica tubular copiada de la alemana MP38/40, con un cañón de 200 mm

google analitycs