CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

MANUAL DE RECARGA EDICION 2016

Cartuchos metálicos. Arma corta y larga. Nueva edición (2016).

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

CAZAR EN SUDÁFRICA

Los que no son cazadores, con frecuencia, tienen poca comprensión sobre la naturaleza y su funcionamiento. Históricamente en los Estados Unidos, los cazadores han sido considerados los mejores defensores de la conservación. Sin la financiación proporcionada, muchos animales de caza habrían dejado de existir hace mucho tiempo. Nadie se preocupa más por las poblaciones saludables de animales que el cazador, por razones obvias. El paisaje de los Estados Unidos ha cambiado dramáticamente a lo largo de los años. En la década de 1870, se estima que el 70/80% del país estaba destinado a la producción agrícola, situación que hoy ya no lo es. Según el último censo de agricultura, la chacra promedio abarca 167 hectáreas y solo entre el 2 y 3% de los trabajadores estadounidenses están en relación con la agricultura. No obstante las tierras cultivadas representan el 75% del habitat de la vida silvestre. La caza deportiva sigue siendo muy popular y se ha producido un importante incremento en la actvidad en los últimos años, como así también los costos que está regulado por el gobierno federal. Las licencias para cazar, por ejemplo, al venado de cola blanca trepó hasta los u$s 500 en el estado de Illinois y de u$s 600 en el vecino estado de Iowa. El estado de Arizona fijó un precio de u$s 700 para los cazadores no residentes. Estos valores son solo para una cacería. Todo esto es solo la punta del iceberg, ya que el gobierno federal mata cada año a unos 100.000 carnívoros bajo el propgrama de Servicios de Vida Silvestre del Departamento de Agricultura. Los animales que son el blanco de este programa abarca a osos, lobos, coyotes y leones de montaña. Sea lo sea, no es “natural”. Estados Unidos tiene unos 30 millones de ciervos, más de cien veces que la población que existía hace 100 años. Las manadas de ciervos y sus hábitos diifícilmente puedan considerarse naturales Con cierta ironía muchos dicen que una amenaza para estos ciervos lo constituyen los “vegetarianos” manejando sus autos, ya que es frecuente que los automóviles atropellen a los venados y estos accidentes dejan un saldo anual de 200 estaunidenses muertos lo que representa un costo de 4 mil millones de dólares, según el Insurance Journal. A los ciervos por lo general no le va bien en el duelo contra las camionetas 4x4. Todo este preludio sirve como reflexión acerca de ir a cazar a Sudáfrica. Con un porcentaje mucho mayor de la población sudafricana en la agricultura, existen relativamente mayores extensiones de tierra difíciles de cultivar que se destinan a la vida silvestre. Una zona de aproximadamente 9.000 hectáreas, casi toda con pastizales altos y una abundante vida animal, sin cultivos, sin ganado y sin animales de granja, se destina a la caza. A medida que día a día más y más personas están tomando concierncia de los beneficios para la salud humana que proprciona la alimentación de animales de caza silvestre, el valor de esta carne ha aumentado proporcionalmente. El cazador que mata su presa en forma rápida y sin sufrimientos para el animal, debe sentirse orgulloso de hacerlo. Un animal viejo, con los dientes desgastados por debajo de la línea de las encías, se muere de hambre, si no es comido vivo por los chacales y otros depredadores. Podemos afirmar, sin dudar, que Sudáfrica es un país maravilloso para el cazador y amante de la naturaleza. PREPARATIVOS PARA LA CACERIA No puedo opinar por cazadores de otros países, pero en los Estados Unidos, la mayoría de los cazadores no se preocupan demasiado en preparase para su salida cinegética. No van al polígono para probar su rifle, elegir qué tipo de munición y calibre utilizarán. Sin esto, no estaremos en las mejores condiciones cuando estemos en plena cacería. Practicar posiciones de tiro y calcular los disparos a diferentes distancias, hará que las posibilidades de errar el disparo se van a ver reducidas. Obviamente que la ayuda del cazador profesional (PH) será de gran ayuda. Nosotros habíamos decidio cazar blesbok, impala y hartebeest rojo y posiblemente tendríamos la oportunidad de disparale a algún bushpig (faccocero). En la segunda área de caza las posibilidades eran gacela, búfalo del cabo, ñu azul y negro, eland, waterbuck y algunos ciervos pequeños. Para ingresar las armas a Sudáfrica, las autoridades requieren la certificación de que los rifles son propiedad del cazador, reglamentación que no existe en los EE.UU. Por tal motivo fuimos a la Aduana y Protección fronteriza en Chicago, Illinois, donde hicimos inspeccionar nuestras armas y salimos con el formulario de Aduanas 4457, que en extranjero sirve como Permiso Americano de Armas. Esto también implica que las armas deben regresar si o si a los EE.UU. Hay que tener en cuenta que las armas semiautomáticas, destinadas a la caza, son mal vistas por las autoridades sudafricanas. Lo ideal es consultarle al PH contratado con anterioridad al viaje. En lo que hace a accesorios recomendaría un buen prismático, yo prefiero el 8x42 y no descartaría untelémetro láser. En cuanto a los rifles mi padre y yo trajimos rifles a cerrojo Winchester en calibre .270. Creemos que con la munición adecuada y buena zona de impacto, el .270 es suficiente para la mayoría de los animales que nos proponemos cazar. Los rangos de distancia previstos para los disparos, oscilarán entre los 250 a 300 metros. Con este calibre he tenido muy buenas experiencias cazando desde pronghorn y caribú hasta alces en la zona de Terranova. Si bien el .270 me parece bueno, otros podrán optar por calibres 7 mm y de diámetro .30 para arriba, claro que de estas opciones, los que quieran el búfalo del Cabo tendrían que elegir algo más “grosso”. Con mi fusil Browning X-Bolt logré agrupaciones bastante buenas con munición Hornady InterBond con puntas de 130 GN agrupando a 200 m dentro de los 2,5 cm. Mi padre utilizó su Weatherby Vanguard Serie 2 con munición Federal Trophy con punta también de 130 GN. Los disparos tendidos facilitan el impacto en el blanco elegido, aun con vientos variables. La carga de Hornady Superformance tiene una caída de 12 cm entre los 200 y 300 metros disparando desde un cañón de 24” y solo un poco más desde el cañón de 22” de Browning. LLEGADA Y OTROS TEMAS Entre las cosas que empaque para su viaje de cacería a Sudáfrica, ponga una buena cantidad de paciencia, cuando quiera hacerse de sus armas. Los controles del aeropuerto de Johannesburgo, muchas veces desconocen el tema armas y al parecer disfrutan al hacer los trámites largos y tediosos.

google analitycs