CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

MANUAL DE RECARGA EDICION 2016

Cartuchos metálicos. Arma corta y larga. Nueva edición (2016).

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

ARMAS RARAS DE ORIENTE (II)

Continuamos en este número con la nota iniciada en el anterior sobre la apasionante descripción de las raras armas blancas de Oriente. EL KHANJAR El khanjar es una daga hindú de aspecto sinuoso y artesanía mahrata. Hoja de Damasco y escasa guarda de artejo. Generalmente las empuñaduras son de marfil (tachonadas con clavos de bronce), pero ni éstas, como tampoco las finísimas hojas, poseen un diseño único; las hojas pueden ser de una o de doble curvatura con vaceos de aligeramiento (estrías). Cuando se comparan las dagas khanjar y chilanum, evidencian un íntimo parentesco formal y étnico. EL CHILANUM Daga de la India, usadas por mahratas y nepaleses. Su hoja presenta dos filos y doble curvatura, con vaceos convergentes hacia la punta; por estas características, se considera una derivación de los antiguos cuchillos de cuerno. Casi siempre se forjaba en una sola pieza, desde el pomo hasta la hoja, con adición, algunas veces, de guardamanos. EL KUKRI O KOOKERI DE LOS GURKAS Otra arma asiática de forma muy peculiar y sugestiva es el kukri o kookeri de los gurkas de Nepal: una de las más curiosas en la gran variedad de armas blancas que se conocen, sin llegar a ser una de las más estrafalarias o esotéricas. Los gurkas la consideran su principal atributo de guerra y su arma nacional, verdadero símbolo de incontables episodios históricos. Pero el kukri no solo servía para prestar meritorios servicios militares, igual que el machete cubano, fue en su origen una herramienta de trabajo destinada a cortar leña y desbrozar malezas para hacer caminos en las intricadas selvas de los Himalayas, así como para otras actividades, lo cual explica la configuración especial que adquirió el arma dado su carácter de útil labor en un país de montañas y bosques hostiles. De ahí su diseño original en forma de pico encorvado, cuya hoja nacha y arqueada solo corta por el lado cóncavo; la punta, mucho más pesada que el mango, es lo que permite empuñar el arma con mayor potencia, efectividad y menor esfuerzo, facilitándose así la ejecución de un corte certero. La fama del cercenante tajo del kukri es proverbial en el remoto país nepalés, pues casi siempre produce la muerte. Es el kukri un tipo de machete o sable corto. Su hoja suele medir de 23 a 43 cm; presenta acanaladuras y algunos detalles ornamentales grabados. Su empuñadura típica, carece de guarda, es de madera con un anillo protuberante y pomo coniforme, aunque pueden existir modelos atípicos, de diferentes formas y materiales. Es frecuente la decoración con enchapado de marfil, cuerno y metales dorados en la madera. La sobria ornamentación grabada se basa en motivos arios y, aveces, figuras hindúes. Por lo general, la vaina es una funda de madera dura forrada en cuero, con contera metálica, los suficientemente ancha como para poder alojar dos o más cuchillos auxiliares de pequeño tamaño (cerca de 10 cm). Algunas vainas poseen hasta una docena o más compartimentos, donde se guardan sacacorchos, destornilladores, abrochadoras, utensillos de comer y otros enseres.

google analitycs