CLASIFICADOS

CARTA DE LECTORES

Envíenos un mail para publicar en Revista Magnum!

Enviar e-mail

NÚMEROS ANTERIORES

Solicítenos los números atrasados que desea adquirir.

Hacer pedido

MANUAL DE RECARGA EDICION 2016

Cartuchos metálicos. Arma corta y larga. Nueva edición (2016).

Hacer pedido

CD

Años 1 y 2

Hacer pedido

¿BLANDAS O SÓLIDAS?

Si se le pregunta a cualquier cazador profesional, qué tipo de proyectil recomendaría para la caza, contestará sin titubear: uno de punta sólida. Es lógico recomendar un solo tipo de proyectil, simplifica notablemente las cosas si se trata de cazar antílopes o elefantes, pero acaso ¿eso significa que la blindada es la mejor bala? En los Estados Unidos para la caza del oso más grande, algunos cazadores inexpertos eligirían balas totalmente encamisadas (FMJ) que son de uso legal. ¿Por qué? La bala de caza totalmente encamisada fue originariamente diseñada para cazar en Africa y la India, donde habitan los animales más grandes y peligrosos del mundo. Cuando la primer .450 Nitro Solid llegó al Africa, las viejas balas de plomo puro de 8 y 10 bores, eran la única respuesta para derribar la mayor presa. La tendencia hacia las sólidas no se detuvo con la llegada de la .450 Nitro. Se desplegó un amplio espectro de proyectiles de caza para cada uno de los calibres en ese continente. Fue con esas sólidas recién llegadas que “Karamojo” Bell utilizó los calibres .256, .275, .303 y .318 para cazar muchos elefantes. Por lo tanto, no hay ninguna duda de que la bala FMJ es la única que utilizó para la caza de elefantes. Las balas blindadas también derribarán animales más pequeños con total eficiencia. Esto es así porque la relación del tamaño de la bala con respecto al peso corporal del animal, hace que éste sucumba inmediatamente cuando es impactado por una bala FMJ. También su piel resulta menos dañada. Pero, si se utiliza la misma en el caso del búfalo, a menos que impacte en su columna vertebral o en el cerebro, entonces se la verá negras para poder contarlo entre sus trofeos, especialmente si le dio en un pulmón. Un búfalo puede sobrevivir largo tiempo respirando con un solo pulmón, aun cuando el otro esté perforado. Algo para recordar respecto de las balas totalmente encamisadas, es que la perforación que deja en un pulmón será siempre menor que el diámetro de la bala, porque el tejido pulmonar es elástico. Por otra parte, una buena bala de punta blanda -y me refiero a una buena punta blanda- dejará un orificio que superará en dos a dos veces y media el diámetro original de la punta. Los bordes afilados de una bala de punta blanda correctamente expandida actúan como cuchillas, destruyendo más tejido y causando mayor hemorragia que una bala maciza que sólo atraviesa rápidamente sin expandirse. En una oportunidad tuve que seguir durante varias horas el rastro de un búfalo al que había herido en un pulmón con una bala blindada y el animal pudo sobrevivir todo ese tiempo porque los pulmones no se habían llenado de sangre. El búfalo sangraba internamente, pero no lo hacía como para dejar un rastro. Sin embargo, se las ingeniaba para obtener el oxígeno mínimo necesario para mantenerse en pie. Por otra parte no recuerdo haber tenido que perseguir tanto a un búfalo al que había herido en los pulmones con balas de punta blanda de buena calidad. Algunos necesitaban un tiro de remate, pero la mayoría no. Entonces, ¿por qué será que los cazadores profesionales recomiendan balas blindadas para la caza del búfalo? Será porque se aferran a viejas tradiciones. Los primeros intentos de producir balas de gran calibre de punta blanda encamisada sólo tuvieron un éxito parcial. También sucedió que los primeros cazadores preferían ahorrarse unos pesos y utilizaron proyectiles más baratos y de menor calibre. Aquellos que tuvieron malas experiencias con balas de mala calidad y calibre relativamente pequeños, notaron la diferencia cuando usaron FMJ. De igual forma, tras el advenimiento del .450 algunos cazadores creyeron necesario incluir algo más potente que un .577 para derribar un búfalo. Algunos siguieron 8 y 10 bores con puntas pesadas porque habían aprendido que las balas grandes de plomo eran mejores que las sólidas de .450. Mientras tanto, otros (entre ellos John Taylor) obtenían muy buenos resultados con puntas blandas en calibre .450 y otros superiores, principalmente porque sus balas se disparaban a bajas velocidades y tenían un grosor de camisa razonable. En los últimos años, John Taylor decía que él había llegado a utilizar balas de punta blanda con “gran nariz azul” (por la gran cantidad de plomo que contenían) en su .450 para la caza del búfalo. Sólo utilizó FMJ cuando se encontró que las condiciones eran tales como para matar dos búfalos de un tiro. Al cazador se le permitirá cazar un solo búfalo, una vez obtenida la correspondiente licencia, por lo que este consejo carece de utilidad. Y, hoy en día, una bala convencional punta suave encamisada funcionará con la misma eficacia que en la época de John Taylor. Yo he tenido mucha mala suerte con la munición de punta blanda .458 y .460 cargada de fábrica. Para cazar leones, es una cosa, pero con el búfalo, es otra historia. Las encamisadas delgadas hacen que se expandan con demasiada rapidez y se desintegran antes de atravesar huesos duros y llegar al corazón y los pulmones. Si se utilizan balas de camisas más gruesas, entonces cualquier búfalo será suyo con un .458 o un .460. Yo utilizo como ejemplo al búfalo del Cabo porque este animal ofrece la prueba más severa que cualquier bala de punta blanda deba pasar. Si una bala funciona sobre un animal de semejantes dimensiones, no lo defraudará con ninguna otra presa, excepto quizás ante un elefante. Cuando las balas de punta blanda encamisadas llegaron al Africa, abundaron las historias sobre balas de punta blanda calibre sub .45. Cuando alcanzaron velocidades de 2.500/3.000 pies por segundo en la boca del arma, los rifles que disparaban a estas velocidades hicieron furor, como lo hacen aun hoy en los EE.UU. Algunas puntas blandas disparadas a altas velocidades derribaron presas menores sin dificultad. Pero algunos cazadores lo intentaron con leones y ...algunos zafaron, pero lo pagaron con sus vidas. De ahí la conclusión de muchos de usar sólo FMJ. Las primitivas puntas blandas no son confiables para penetrar en un animal peligroso y destruir sus órganos vitales, antes de que éste termine con el cazador. Y este es un argumento de peso. Hace poco llegué a la misma conclusión. Estaba utilizando un .30-06, con punta blanda Hornady de 220 GN para cazar un carnero. La munición era un poco vieja, no el nuevo diseño Inter-lok. Vi al carnero en medio de altos pastizales a unos 40 metros y me puse en posición. Este animal de aproximadamente 60 kilos, caminaba paralelamente a mi y sólo le veía la cabeza. Hice un solo disparo directo a la cabeza. Corrí hacia el lugar donde esperaba encontrarlo, pensando que podría levantarse con sólo haberlo rozado. Esperaba ver un gran orificio de salida, pero no había ni una gota de sangre en la cabeza del animal muerto. Por un momento pensé que se había muerto de un paro cardíaco. Pero observando más cuidadosamente, vi una gota de sangre que le salía del hocico derecho. Después descubrí que la bala se había desintegrado en el cráneo del animal. No había un solo fragmento. Nunca había tenido este problema con ninguna de las súper balas. He disparado otras veces a carneros como este usando el mismo rifle con balas Nosler de 150 GN. Los cráneos de eso animales habían quedado hechos papilla y todas las balas habían salido. El proyectil Grand Slam de 150 GN en un Winchester .270 me había dado los mismos resultados con leopardos y ñus. No sé si Hornady mejoró la calidad de sus cartuchos, pero también vi como otros productos calibre .375 perdían sus núcleos. Incidentes como estos son los que llevan a algunos cazadores profesionales a decir que las balas blindadas son las mejores. Pero como lo afirmaba anteriormente, cuesta desarraigarnos de nuestras viejas creencias. Porque los cazadores hoy en día han tenido poca experiencia con las actuales balas de punta blanda, muy superiores a las anteriores. Debo reconocer que durante mucho tiempo me incluí entre los defensores de las sólidas. Pero una vez estaba cazando búfalos y me quedé sin ellas. Tenía, en cambio, cantidad de munición Barnes punta blanda, encamisadas para mi .416. No sólo obtuve mejores resultados disparando a los pulmones y al corazón, sino que también podía dispararle a la columna y al lomo del animal. Desde ese momento hasta el presente, sólo utilizo puntas blandas de buena calidad para la caza del búfalo. Algunos afirman que uno puede atravesar un búfalo de punta a punta cuando se usa una punta blindada, pero primero se debe hacer que la bala atraviese por todo lo que el animal tiene en el estómago. He extraído varios de estos proyectiles disparados desde un .458 que no lo atravesaron. Disparar una carga completa con punta sólidas es otra cosa. Si utiliza balas blindadas sobre un animal en una manada, se meterá en serios problemas. Un amigo disparó a un búfalo del Cabo que no estaba muy alejado de su manada. Cuando bajó la polvareda, encontraron dos búfalos muertos y uno herido en los pulmones al que tuvieron que sacrificar con un tiro de gracia. Toda esta matanza es innecesaria. También puede vérselas mal si se elige un calibre sensiblemente menor. Pongamos como ejemplo un .375 H&H para animales de presa de gran tamaño.

google analitycs